PARA LAS PERSONAS, EL CIELO ES EL LIMITE. PARA EL AVIADOR, EL CIELO ES SU CASA.

PASAJEROS QUE VUELAN CONMIGO

jueves, 22 de abril de 2010

El Piloto y la Rata



Dicen que era un piloto experimentado. Muchas horas de vuelo en su haber. Pero que nunca le había sucedido una experiencia semejante.


Sobrevolaba el océano con su avioneta a hélice cuando lo sorprendió un ruido extraño debajo del asiento.
Una inmensa rata, correteaba entre sus pies. Fueron los minutos más patéticos de su carrera como piloto aéreo.
Un sudor frío recorrió su espalda mientras buscaba desesperadamente un lugar donde aterrizar de emergencia, detalle bastante difícil si tenemos en cuenta que volaba sobre el mar.

Y fue entonces que se le ocurrió un plan alternativo.

En vez de buscar un sitio para aterrizar, decidió levantar más altura. Se elevó por encima de lo que jamás había volado, y la rata, que no soportó la presurización, murió en el acto.
Hubiese dado cualquier cosa, porque alguien me contara esta historia, cuando era mas joven. Cuando estaba pendiente de todas las críticas. Cuando me importaba demasiado el “qué dirán”. Supongo que de haber oído la historia del piloto, hubiese logrado mucho más de lo que El Señor me demandaba por aquel entonces.

Siempre existirán las críticas constructivas y serán bienvenidas. Pero también estarán los roedores, aquellos que sólo corretean entre los pies de los que andan en las alturas.

Por algo, el genial Maxwell dice “Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas, cuando vean que no te pueden detener, te dirán cómo lo tienes que hacer, y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti”.

A esos miles de pioneros, a los que pagan el precio de la crítica, a los que viven diez años adelantados, a los que están en la vanguardia, a los que se arriesgan a una milla extra, a los que no miden los costos, a los que provocan los éxitos; a todos ellos, les dedicamos esta historia.

Cuando sientas a los roedores, sube más alto.

Las ratas nunca soportarán la altura.

5 comentarios:

Carlos dijo...

Me ha recordado esta maravillosa canción de Albeto Cortez... castillos en el aire. Tal vez estemos locos... o No. ¡quién sabe!
http://www.youtube.com/watch?v=CXQ0t1mkxVY

Lely Vehuel dijo...

Viajando y conociendo amigos nuevos,empece a recorrer tu blog y que satisfactorio es hacerlo,seguire visitandote y te espero en cualquiera de mis sitios,tu elijes,un abrazo y hasta pronto...

Pablo Vidal dijo...

Había escucahdo la historia de la rata, pero no me explicaron su significado metafórico. Muy bueno.

marina dijo...

ya estoy volando las ratas ya no podran alcanzarme vuelvo a volar alto marina pintos

Rafael dijo...

Un buen relato, y como toda buena fábula acaba con una moraleja que espero recordar.
Un saludo.
Buen blog

Rafa